Una antigua fábrica de chocolate convertida en un luminoso loft

La vida de Mónica está llena de afortunadas coincidencias. Para comenzar, visitamos su casa porque tras ganar un concurso de Houzz España nos propuso que hiciéramos un reportaje. Para continuar, esta vivienda era en realidad una fábrica de chocolate de la familia que ella transformó en su hogar cuando el negocio se trasladó a un sitio más amplio. Y, por último, aunque no menos importante, una vez hecha la necesaria reforma que transformó el espacio, le tocó decorar. Pero…, como no encontraba las lámparas que se ajustaran a sus deseos las fabricó. Ahora tiene una empresa, Geometrik Design, que vende los diseños que ella realiza artesanalmente.

Reportaje del loft hecho por Houzz
Reportaje del loft hecho por Houzz

De un vistazo
Quién vive aquí: Mónica, Javier, los dos hijos de ella y dos gatas algo malavenidas
Situación: Sant Pere de Ribes, una localidad de la comarca de Barcelona
Superficie: 210 metros cuadrados
Fotografía: Jordi Folch
Vídeo: Stefano Nicoli
Reportaje: Núria Moreras

Los trámites para realizar el cambio de uso para transformar esta antigua fábrica en vivienda se hicieron eternos, cuenta Mónica. Pero bien está lo que bien acaba y, finalmente, consiguió que el ayuntamiento aceptara el proyecto. Aquí la vemos junto a su pareja.

Reportaje del loft hecho por Houzz
Reportaje del loft hecho por Houzz

Estos son tres de los últimos encargos que ha recibido y que envía sobre todo a Estados Unidos. “El 90% de mis ventas son americanas. Imagino que puede deberse a que los he puesto a la venta en una web fundada en Nueva York: Etsy”. Así que ahora también está en otras plataformas como DaWanda.
Estos son los hilos de algodón que emplea para su producción artesanal de lámparas. El cliente puede escoger todo de la pieza: la forma, el tamaño, el color de la pantalla y también del cable eléctrico textil.
Reportaje del loft hecho por Houzz
Reportaje del loft hecho por Houzz

Aquí trabaja Mónica las pantallas de las lámparas, aunque su actividad principal la realiza en una oficina fuera de casa.

Como curiosidad, en la imagen se pueden ver tanto la casita de madera como el cuadro que ganó en un concurso de Houzz.

Hoy haremos un tour por mi loft estudio
de escoger todo de la co textil.

Contratar a un arquitecto fue necesario para que todo fuera legal, aunque ella tenía claro cómo iba a redistribuir los espacios. “Quería un loft diáfano. Así que, por ejemplo, uno de los cambios fue transformar la fachada que da a la calle en un paño de cristal para contar con mucha luz natural”, cuenta la propietaria.

En la planta baja están los espacios comunes y el dormitorio principal. En el nivel superior, los hijos adolescentes tienen sus dormitorios, baño y hasta un salón solo para ellos. Queda muy independiente porque incluso pueden acceder a la planta superior por otra escalera. “¡Ellos son los privilegiados de la casa!”, dice.

IMG_4741
Mónica es una amante de los interiores blancos, abiertos, minimalistas. En su hogar reina el blanco con algunos toques de color. Además, el diseño de ambientes que se suceden sin barreras le parece muy cómodo a toda la familia. “Así podemos estar todos en contacto, pero cada uno en su espacio”, afirma.

Los cuadros son obra de Mónica, así como las pantallas de lámpara. Mientras que los pufs y los cojines, los hace su madre.
IMG_4718
La cocina es el centro neurálgico de la casa. Aquí es aquí donde habitualmente desayunan, comen y cenan a pesar de tener el comedor a tan solo un paso. Esta barra con encimera de Silestone by Cosentino en acabado brillo sirve para comunicar los ambientes al tiempo que se marca la transición de entrada a la cocina.

Los electrodomésticos son de la marca Teka; salvo el frigorífico, de Haier.
IMG_1646
A Mónica le encanta transformar la decoración de la casa. Algo que, según confiesa, le viene de familia: “Ya de niña veía que mi madre movía los muebles de sitio a menudo y yo también lo hago, pero menos, porque a Javier no le gustan mucho los cambios”.

La mesa de comedor, por ejemplo, es un modelo extensible de Ikea que originariamente presentaba un color pino. Mónica la pintó de negro para darle un aire más sofisticado.
IMG_4742
El dormitorio se separa de la zona social con una puerta corredera de vidrio translúcido. Aún así, al estar junto a la cocina la pareja no tiene toda la intimidad deseada. “Me encanta toda la reforma y estoy muy cómoda en la casa, pero creo que ahora ubicaría la cocina algo más alejada de mi habitación”, prosigue Mónica.

Aquí encontramos de base mobiliario de Ikea, conjugado con muchos toques personales: el busto forrado con aluminio por la madre, las lámparas y el cuadro hechos por Mónica… Y una pared pintada en gris que aporta un efecto envolvente y consigue que no se eche de menos un cabecero.
IMG_4728
Del baño en suite, Mónica dice que preferiría que al entrar el inodoro no quedara tan a la vista. “Quizá hubiera sacrificado un poco de espacio de la habitación para tener un baño más grande con un murete o una cabina independiente para el váter”, dice.
IMG_4719
El dormitorio tiene acceso directo a un patio muy tranquilo y acogedor.
IMG_4743
Aquí, en el exterior, el mobiliario es… ¡de color blanco! Las hamacas y la mesita proporcionan un paraíso privado a la pareja. En este rincón, la verdadera joya para relajarse es el jacuzzi. Instalarlo resultó muy estresante: “Vinieron a entregármelo y casi se lo llevan porque no pasaba muy bien por la puerta. Por suerte, finalmente lograron que cupiera”, cuenta.

De nuevo aquí Mónica ha tuneado cosas: las macetas, pintadas en un color terrazo más a su gusto.

Lámpara de sobremesa SPHERE
Lámpara de sobremesa SPHERE

La escalera es una lámina plegada, muy etérea, con una barandilla que se coloca por seguridad y apenas tiene protagonismo. A Mónica le hubiera gustado incluso prescindir de ella.
IMG_4734
Subiendo por estas escaleras llegamos al universo juvenil de sus dos hijos: Paula y Roger.
Este distribuidor se usa de salón privado y también es donde los chicos (sobre todo Roger) juegan con la consola o pasan el rato con sus amigos.
Los niños tienen un baño compartido con una cabina independiente para el inodoro. Y es que, como dice Mónica, queda claro quienes son los reyes de la casa. El cuadro es obra de Mónica.
IMG_4723
El cuarto de Roger cuenta con una enorme cama doble y muchas bufandas de equipos de fútbol forrando las paredes: “de toda ciudad que visita se lleva este souvenir”, dice Mónica.
IMG_4724
El dormitorio de Paula da a la calle y, como toda la fachada es acristalada, las grandes cortinas ofrecen la intimidad necesaria.

Curiosamente, el modelo de cama es el mismo que el de Mónica y Javier, aunque la hija sí ha querido cabecero y el tamaño es un pelín más reducido. En esta habitación están presentes las tonalidades blancas y lilas preferidas de Paula y Mónica.
IMG_5146
El rincón más agradable del cuarto es esta zona chill-out equipada con dos asientos enfrentados. “Los fabriqué con dos palés y medio colchón de espuma encima. Yo misma lo partí por la mitad. ¡Cuando tengo una sierra en la mano me vuelvo loca!”, comenta entre risas. De hecho, también ha sido Mónica la encargada del montaje de los muebles de Ikea. Y en el caso del armario ropero de su dormitorio, que tuvo que disminuir la altura, no dudó ni un instante en ponerse manos a la obra.
IMG_4737
Dejamos a Mónica en la hamaca, una pieza que fabrica su madre pero vende ella en su tienda online: Geometrik Design. “Lo de las manualidades debe ser cuestión de genética, mi madre es muy manitas y hasta cosió mi vestido de novia”, reconoce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *